Equilibrio

Tesina de cinturón azul
Por Bryan Martin



Viniendo de practicar gimnasia durante 7 años, no pensé que fuese a tener un problema de equilibrio. Incluso después de siete años de no hacer otra cosa que apretar botones, imaginaba que solo estaría un poco oxidado. Al principio iba bien. Sentía donde estaba un poco desequilibrado y lo corregía rápidamente. Pero según entrenaba y aprendía las posiciones correctas, me encontré con que estaba teniendo mas problemas de los que pensaba que debería tener. Así que siendo un tipo analítico, decidí investigar el asunto.

Solo pensando, me di cuenta rápidamente que el equilibrio requerido en gimnasia es diferente que el equilibrio que se requiere en las artes marciales. En gimnasia, casi todo es lineal. Una ronda de palomas mortales hacia atrás solo necesita una línea de 1 pie de ancho (¡las chicas lo hacen en una barra de 10 cm!). Las manos, pies, torso e inercia, todo va en línea recta, sobre las bolas de los pies (los talones se usan mayormente para impulsarse), con todos los giros y tirabuzones hechos sobre el eje central del cuerpo. En kenpo, una de las primeras cosas que aprendes es a salirte de la línea. Los pies no están mas lado a lado, sino en posición de combate, separados el ancho de los hombros, con los talones bien apoyados en el suelo. La postura del cuerpo recta y lista para ir en cualquier dirección. Todo muy extraño para un gimnasta.

Otro pensamiento que me vino fueron mis gafas. Cuando estaba en el instituto, tenía gafas pero nunca las llevaba. Astigmatismo y miopía no eran lo suficientemente grandes como para contrarrestar la incomodidad que representaban. Ahora que las he estado usando por una temporada, me he acostumbrado a ellas. Me las quito cuando entreno, y me preguntaba cuánto podría estar afectando a mi equilibrio. Investigué un poco y esto es lo que encontré:
 

"Ponte de pie 15 segundos con los ojos cerrados."

Si tienes mas de 40, probablemente no lo puedas hacer. Si tienes entre 25 y 40 puede que tengas problemas, porque a partir de los 25 años tu sentido del equilibrio empieza a declinar.
 

La vista tiende a dominar y sobreponerse a todos los otros sentidos, incluido el sentido del equilibrio. Puedes probar cuánto influencia la vista tu equilibrio poniéndote de pie a la pata coja con los ojos abiertos, y luego repetir con los ojos cerrados. La mayoría de la gente empezará a perder el equilibrio con los ojos cerrados. Sin embargo, la vista no es esencial para el equilibrio, y en ciertas situaciones, la información que recoge va en detrimento de la ejecución de ciertos movimientos físicos complejos. Los gimnastas, acróbatas, saltadores de trampolín y artistas marciales deben entrenar su sistema nervioso para no depender de la vista para equilibrarse. Me mantuve los 15 segundos, pero después de eso estaba bastante tembloroso. Nada mas abrir los ojos, me volví a poner recto. Me dijo que mi visión jugaba un papel importante y que mi astigmatismo no servía de gran ayuda. Cuando los rayos de luz llegan a los ojos, las fibras nerviosas envían impulsos al cerebro que le dan al cerebro pistas visuales que le ayudan en el equilibrio. Por ejemplo, cuando estás en el exterior, los edificios están alineados rectos de arriba a abajo, o las aceras están rectas enfrente tuyo. Cuando se tiene astigmatismo, esas líneas rectas no son siempre rectas, como vemos en los dibujos. El mío no es tan malo, pero voy a tener que aprender a convivir con él hasta que me ponga lentillas. O mejor aún ¡me opere con láser!

Así que, volviendo a la parte de "entrenar el sistema nervioso para no depender de la vista para equilibrarse". Pensé que eso significaba el oído interno, también llamado aparato vestibular. En cada lado de la cabeza, se compone de tres canales semicirculares y un utrículo y sáculo, si, si, si. Busqué algunos ejercicios y encontré algo muy interesante: Los ejercicios de equilibrio ponen a prueba principalmente el sistema propioceptor. El término propiocepción se refiere al sentido de la posición de las articulaciones. Siempre he tenido un buen sentido de la posición de mi cuerpo gracias a la gimnasia, ¿pero qué relación tiene saber dónde está tu pierna con el oído interno y el equilibrio?

La habilidad de mantener el equilibrio depende de la información que el cerebro recibe de tres fuentes diferentes: los ojos, los músculos y articulaciones del cuerpo, y los oídos internos.

Especialmente importante son los impulsos que proceden del cuello, que indican la dirección en que la cabeza está girada, y los impulsos que proceden de los tobillos, que indican el movimiento o inclinación del cuerpo en relación al suelo cuando se está de pie. Este tipo de datos da al cerebro de información sobre la superficie en la que estás asentado: si es dura o blanda, bacheada o lisa .

Guau, no lo sabía. Y con esta información, caí en la cuenta. El sitio donde estoy teniendo los peores problemas de equilibrio es hacia el final de la segunda forma larga, con las tres guardias cruzadas en 45º. Con la cabeza mirando en la dirección del movimiento, pero moviéndose 180º tres veces, las piernas en arco y flecha, con los talones bien asentados, bajando a guardia cruzada con las piernas y los tobillos doblados de forma extraña, y mis gafas en la guantera del coche. ¡Me sorprende que fuese capaz de mantenerme en pie!

Esto me picó la curiosidad sobre qué mas estaba involucrado en el equilibrio que no supiese. ¡Más investigación!

Cuando tienes buena salud y ambos lados del sistema vestibular funcionan adecuadamente, los dos lados del sistema vestibular envían señales simétricas al cerebro. Esto es, los impulsos provenientes del lado derechos se conforman con los impulsos del lado izquierdo.

Toda la información sensorial concerniente al equilibrio, desde los ojos hasta los músculos y articulaciones y hasta los dos lados del sistema vestibular, se envía a un área central del cerebro, llamada tronco encefálico, en la que se clasifica e integra.

El tronco encefálico también recibe información de otras dos áreas del cerebro: el cerebelo, que es el centro de coordinación, y la corteza cerebral, que funciona en el pensamiento y la memoria. Así como el tronco encefálico integra toda la información que recibe concerniente al equilibrio, el cerebelo puede contribuir con información sobre los movimientos automáticos que se han aprendido a través de práctica constante, por ejemplo, los ajustes de equilibrio necesarios para servir en tenis.

La corteza cerebral contribuye con la información previamente aprendida. Por ejemplo, has aprendido que las aceras heladas son deslizantes y que hay que pisar en ellas de forma diferente para mantener el equilibrio.

Algunos de los impulsos que dejan el tronco encefálico vuelven a la corteza cerebral, llevando información a los centros del pensamiento que te dicen que es normal ver los árboles girando en círculos cuando das volteretas. A medida que practicas estas y otras actividades nuevas similares, el cerebro aprende a "leer" diferentes tipos de información sensorial como normales.

Los impulsos que van de los receptores sensoriales al tronco encefálico y de vuelta a los músculos forman un circuito. Con la repetición, se vuelve más fácil para los impulsos viajar sobre la misma red o circuito, hasta que muchas de las actividades encargadas de mantener el equilibrio se vuelven automáticas. Los fisiólogos dicen que estas redes nerviosas se convierten en "facilitadas". Esta es la razón por la que los bailarines y los atletas practican sus actividades una y otra vez. Incluso movimientos muy complejos se convierten en casi automáticos en un periodo de tiempo razonable. Cualquiera que haya aprendido a montar en bicicleta, nadar o esquiar sabe a que me refiero.

¡Es sorprendente lo que puede hacer el cerebro! No tenía ni idea de que hubiese una red tan intrincada de interrelaciones. Ahora entiendo la gran influencia que la visualización (raíces que salen de los pies para hundirse en el suelo) y la concentración tienen en el equilibrio. Combinándolas con ejercicios específicos de equilibrio, y práctica, práctica y más práctica, seré capaz de superar mis problemas de equilibrio.
 

Gran parte de la información de mi tesis procede de un artículo escrito por:
Mary Ann Watson, M.A. Asociación de desórdenes vestibulares http://www.vestibular.org/human.html

Semana de concienciación sobre el equilibrio, cada año durante la tercera semana completa de septiembre http://www.vestibular.org/sixth.html
 

2 ejercicios de equilibrio:

1. Ponte de pie cerca de algo en que apoyarte y ponte de puntillas 10 veces. Repite con los ojos cerrados.
2. De pie a la pata coja, flexiona la pierna ligeramente. Repite 10 veces. Repite con los ojos cerrados.
3. Repite el ejercicio anterior, pero levanta la pierna lateralmente. Repite con la otra pierna.
4. Ponte de pie, con un pie delante del otro, pero tocándose (los dedos tocan el talón). Repite con los ojos cerrados.
5. Práctica el caminar en línea con los pies tocándose, como si andases por la cuerda floja.
6. Repite con los ojos cerrados. Inténtalo ahora hacia atrás
7. De pie a la pata coja, inclínate hacia adelante para tocar el suelo con la mano, sin que el otro pie toque el suelo.
 

1. Desde jinete, con los brazos a los lados y la opción de moverlos para mantener el equilibrio durante el ejercicio.
2. Empezando con la pierna derecha, patada frontal y vuelta a jinete.
3. Todavía con la pierna derecha, patada lateral y vuelta a jinete.
4. De nuevo con la pierna derecha, patada trasera y vuelta a jinete.
5. Repetir con la pierna izquierda.

-Cuando creas que estás listo, haz las patadas (frontal, lateral, trasera) sin apoyar el pie en el suelo entre patadas. Obviamente, necesitarás apoyarlo para cambiar de pierna.

-Recuerda mantener la forma de hacer las patadas de tu sistema. Experimenta con jinetes mas bajos según el equilibrio y la fuerza de las piernas mejoren.

-Este ejercicio debe ayudar a mantener el equilibrio al patear, a fortalecer las piernas, a pegar patadas múltiples y a pegarlas a diferentes blancos.
 
 

Home

© 2004 Bryan Martin, © 2004 de la traducción, Lucía Bartolomé. El uso de los contenidos de esta página está reservado y sujeto al permiso de los tenedores del copyright.