Diario de una artista marcial 3

3 de enero de 2003

Vuelta de las vacaciones. ¡Qué bien suena! Aunque no he parado del todo, porque de vez en cuando he repasado las formas, sobre todo los últimos pasos de la cuarta que he aprendido, no es ni mucho menos todo lo que debería haber hecho. Y con lo delicadita que tengo la garganta lo de salir a correr o a dar una vuelta en bici queda completamente descartado.

Ha llegado el día de la primera clase y me he levantado, no dando un salto mortal, sino con un terrible dolor de cabeza. Para aguantar la clase, segunda aspirina en cosa de 3 horas :( En cuanto empezamos a dar botes se me rebela la cabeza y tengo que parar y evitar mirar al suelo. Me tiemblan hasta las piernas ¡Menuda manera de empezar! Al menos la clase no ha sido muy fuerte. En el pelo-rodilla me he limitado al pelo para no marearme y no se han aprovechado mucho de mi y mis circunstancias, ja. Ha consistido principalmente en pegar patadas circulares y luego un poco de repaso de formas. Curiosamente, la forma sale a trompicones, como si no la hubiese repasado en todo este tiempo. De segunda hora, hoy ni hablar.

Nuevo día en el planeta kenpo. Me revienta dar el calentamiento porque estoy como chof y pongo un tono de voz tan, pero tan monótono, que me llaman la atención. Incluso con al cambiar para correr de espaldas, me encuentro con que nadie me ha entendido y dudo entre reirme o ponerme a llorar :S Al final es lo primero.  El calentamiento termina sin incidencias en esta hora, aunque por un momento siento como si fuesen a fallarme las piernas y caerme de culo. Naaa.
Durante las técnicas, tengo que pasarme al orden ascendente, porque no se ni siquiera en qué técnica estoy ni si me estoy comiendo alguna... que resulta que si. La cosa está saliendo normal, no es uno de esos días en que estoy acelerada, pero tampoco es para tirar cohetes. Y cuando cambio de compañero, pasando a uno mucho mas alto que yo, se me descabala todo. Me temo que hoy es uno de esos días en que trabajas un poco con el automático puesto y con la cabeza en otra parte. Así me fue en combate, claro, jejeje. Eso si, la pierna funciona y funciona.
Al terminar la clase me "psicoanaliza" un compañero tras oir un par de comentarios míos: "no me gusta el combate" y "hoy estoy en plan me siento un pato". Se queda un poco mas tranquilo cuando ve que en realidad no soy absolutamente negativa (lo malo de ser perfeccionista es que a veces, cuando no te salen las cosas como quieres, es mas fácil criticarse y sacar todo lo negativo. El no pensar va de pm en estas situaciones). También me da consejos sobre como poner la guardia en distancias cortas. Son taaaaaaantas cosas las que tengo que mejorar... En fin, que de momento tengo bastante con revisitar la técnica básica para afianzar lo conseguido y mejorar el equilibrio y la estabilidad, o el enraizamiento. Incluso he conseguido que me guste la primera corta al darme cuenta de que es mas que bloqueos y neutrales. Pero que mucho mas.
 

<< Anterior

Home

©2002 Kenpomachine. Se permite el uso de los contenidos de esta página siempre que se nombre la fuente. De todas formas, se agradecería que se nos enviase una notificación.