El contorneado

Por Don Smith
 

Hay varios métodos utilizados en lenpo que se aplican para mejorar y refinar las técnicas de combate. Uno de los métodos usados se llama "contorneado". Cuando se utiliza, realza velocidad, potencia y precisión. Este concepto pude dar una mayor obscuridad de movimientos y mejorar la sensibilidad y el control al comprometerse.

El concepto del contorneo utiliza la forma o contorno, tanto de tu cuerpo como del de tu oponente, como guía al dar un bloqueo, golpe o patada. El contorneado se aplica de dos formas principalmente: con contacto corporal y sin él. El propósito de ambos métodos es similar. Las acciones de contacto mantienen generalmente contacto con el cuerpo a través del movimiento, desde el principio al final de un enfrentamiento. Los métodos sin contacto siguen ángulos y líneas de simetría del cuerpo, pero normalmente sin llegar a tocarlo.

"Seguimiento" es un término que se utiliza para describir uno de los métodos principales usados en el contorneado. Es cuando el arma natural (puñetazo o golpe) va de un punto del cuerpo del oponente a otro blanco como si estuviese yendo por una pista preestablecida. Por ejemplo, si bloqueas al interior del puñetazo de un atacante, puedes seguir hacia arriba a lo largo del brazo del oponente con la mano o el antebrazo, golpeando el lateral del cuello, la unión de la mandíbula o la sien, según el objetivo elegido, o el que quede al descubierto con el movimiento. Al final de una pista suele haber normalmente múltiples objetivos disponibles entre los cuales elegir.

Gran parte del concepto del contorneado reside en sus aspectos defensivos. Seguir las extremidades del oponente con nuestras armas crea un muro entre nosotros y las armas del contrario. En la mayoría de los casos, esta forma de chequear puede mantenerse de principio a fin del movimiento. También ayuda a crear aperturas adicionales en el contrario a la vez que nos da una posición mejor para evitar ser "marcados" nosotros mismos. He visto que funciona especialmente bien por el interior, en distancias cortas, al combatir.

Al mantener el contacto con el cuerpo al hacer un seguimiento, obtenemos mayor sensibilidad a los movimientos e intenciones de nuestros oponentes, Es como tener un radar o un sistema de alarma temprana que nos da información privilegiada sobre el oponente y sus intenciones. Muchos de los movimientos de un atacante pueden ocurrir fuera de nuestro radio de visión periférica. Lo que no puedes ver te puede dañar. El contacto arma-cuerpo (tu arma o extremidad referidas al cuerpo del oponente) es muy efectivo como sensor primario. El contacto cuerpo-arma (el arma o extremidad del oponente en contacto con tu cuerpo) es muy peligroso. También dificulta el anticipar los siguientes movimientos del atacante.

El contorneado también facilita el golpear con mas precisión un blanco en movimiento. Una vez comprometidos en la pista, podemos seguirla hasta el blanco de destino. Si la posición y el ángulo son correctos, deberá ser difícil para el contrario descarrilar tu arma, ahí, tratando de evadir el golpe.

Puedes imaginar lo efectivo que puede ser si te encuentras en un sitio mal iluminado o en total oscuridad, o si estás cegado temporalmente. Una buena manera de practicar este método de contorneado es ejecutar un ejercicio de entrenamiento o técnica de defensa personal con los ojos cerrados o vendados. Este entrenamiento ayuda activamente a desarrollar sensibilidad sin depender de la vista. También deberías combatir con los ojos cerrados. Una vez que se ha hecho contacto, intenta mantener el contacto arma-cuerpo tanto tiempo como puedas. Las líneas del cuerpo funcionan como un gran "mapa de carreteras" en la búsqueda de objetivos- o al interceptar golpes entrantes. Naturalmente, lleva el equipo protector adecuado cuando hagas este tipo de entrenamiento, y solo con uno de los dos con los ojos vendados.
 

El aspecto del contorneado que mas me gusta es la oscuridad de movimiento que da. Como ya he mencionado, es extremadamente difícil para un contrario manejar un ataque que no puede ver o sentir hasta que es demasiado tarde. Al usar las líneas corporales del contrario como guía, descubriremos trayectorias que están fuera de su visión periférica. También podemos aplicar lo que se llama "oscuridad del objeto". En esto, tanto una parte de tu cuerpo como de tu oponente se utiliza para enmascarar tus propios movimientos. Esto hac que tus intenciones sean difíciles de detectar y tiene una efectividad máxima en distancia de agarre. Experimenta con este conpecto al combatir. Si se hace correctamente, el oponente nunca sabrá que le golpeó.

Otro producto del contorneado es la velocidad. Es una de las razones por las que los practicantes de kenpo son tan rápidos. El contorneado promueve la continuidad, y la continuidad promueve la velocidad. En muchos casos, el seguimiento puede darnos la distancia mas corta entre nuestra arma entrante y el blanco mas disponible. Cuanto mas corta la distancia que recorrecmos, antes llegaremos. Por ejemplo, si dibujas una línea recta usando una regla, crearás una línea mas perfecta que al intentarlo a mano alzada. Para el movimientos circular podemos usar las líneas corporal para contornear nuestro movimientos y golpes como si fuese (el cuerpo del oponente) una plantilla. El resultado son líneas claras y arcos limpios de movimiento. En las combinaciones de golpes, la velocidad puede incrementarse siguiendo hacia arriba y abajo el contorno del cuerpo, rodando de un blanco abierto al siguiente sin interrupción.

El contornear nuestro propio cuerpo al dar un golpe también incrementa la potencia. Al usar nuestro cuerpo como guía, alineamos nuestras armas mas rápida y precisamente. Un arma alineada apropiadamente (puño, codo, pierna, cabeza) coloca el máximo de masa corporal directamente detrás del punto de contacto del arma. Cuando nuestras armas naturales se colocan cerca del cuerpo, se puede hacer un uso mayor de la masa corporal y la fuerza rotacional porque el arma se encuentra mas cerca del centro de gravedad. Puedes probar este hecho usando aparatos medidores de fuerza, como el Impax, o rompiendo tablas o golpeado un saco pesado. Al evaluar este concepto, asegurate de que impactas al objetivo en perpendicular a la trayectoria del golpe.

Al entrenar, es importante mantener tus movimientos cercanos a tu cuerpo. También es válido para entrenar con cuchillo o trabajar con palos o picas. Se puede perder un arma muy rápidamente si los movimientos son demasiado amplios y demasiado separados de tu cuerpo para controlarlos y recuperarlos efectivamente.

Hace unos años, Jason Powell, uno de mis estudiantes avanzados, estaba entrenando con una espada de samurai. Cuando empezó a entrenar con esta arma, sus movimientos se ejecutaban lejos del cuerpo y eran de una naturaleza muy mecánica. Después de unos meses, aplicamos el concepto del contorneado a sus movimientos. La habilidad de Jason con su arma mejoró dramáticamente. Sus líneas y movimientos se hicieron mas limpios, claros, mas controlados y precisos. La gente se maravillaba de lo cerca del cuerpo y rápidamente que podía maniobrar la espada sin herirse. En mi opinión profesional, Jason podría ser un competidor de primera si eligiese competir en armas. Hoy en día, sirve a su país en las Fuerzas Armadas.

Cuando un elemento que afecta al movimiento se ejecuta correctamente, creará una reacción en cadena que corregirá mecánicamente otros componentes que afecten al movimiento al mismo tiempo. Al enseñarlo a lo largo de los años, he notado que una posición adecuada de la cabeza mejora la postura, la postura mejora el equilibrio y un equilibrio mejorado ayuda a la movilidad. Esto, entonces, incrementa la velocidad, la velocidad incrementa la potencia y todas las cosas salen tanto con concentración como con una fluidez perfecta cuando surge la confrontación. El contorneado encaja en esta categoría. Aplicando el contorneado puede, y debe, corregir diversos fallos en tu movimiento y técnica. Si tienes esto en mente al entrenar, verás una mejora dramática en tus habilidades generales, así como en las de los que te rodean.
 

Home

Copyright © 1994 Don Smith, 2003 de la traducción Lucía Bartolomé. Todos los derechos reservados.